El presidente Pedro Pablo Kuczynski renuncio este miércoles tras un escándalo detonado por la difusión de vídeos que mostraban la compra de votos para evitar su destitución que se iba a definir este jueves en el Congreso.

La oposición intento destituir al mandatario en diciembre último por sus lazos con la constructora brasileña Odebrecht, pero no lo logró gracias al apoyo de Kenji Fujimori, quien tuvo como recompensa la liberación de su padre el expresidente Alberto Fujimori.

El país se encuentra atónito con el nivel de corrupción en el país y han planteado protestas callejeras para exigir “que se vayan todos”.

En los vídeos se ve a un parlamentario del grupo de Kenji Fijimori alardear de lo que supuestamente consiguió por apoyar a PPK.

Incluso se ve al propio Kenji Fujimori ofrecer a un congresista de Fuerza Popular su relación con Kuczynski para que abstenga recursos  para su región a cambio de que no vote a favor de la destitución del presidente de Perú.

Pedro Pablo Kuczynski es el mismo presidente que le negó la invitación al presidente del Venezuela Nicolás Maduro a la Cumbre de las Américas, y que compone con los gobiernos ultraconservadores el llamado “Grupo de Lima” ligado a los intereses Norteamericanos.