América volvió a registrar brotes de sarampión después de que en 2016 fuera la primera región del mundo en ser declarada libre del virus que la causa por un comité internacional de expertos de la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

Este año 11 países americanos notificaron casos de sarampión, 442 de ellos resultaron confirmados por laboratorio, según el último informe epidemiológico de la OPS, del 15 de abril.

Venezuela tiene 279 casos, Brasil 96, EEUU 41, Colombia 11, Canadá cinco, México cuatro, Perú dos, y Argentina, Ecuador, Guatemala y Antigua y Barbuda, uno cada uno.

El virus se transmite por gotitas a través del aire o contacto directo de secreciones procedentes de la nariz, boca y garganta de personas infectadas y sus síntomas son fiebre alta, erupción generalizada en todo el cuerpo y congestión nasal, advierte la OPS.

Sus complicaciones incluyen ceguera, encefalitis, diarrea intensa, infecciones del oído y neumonía.

El sarampión "produce un cuadro potencialmente grave" y es de muy fácil contagio, afirma el Ministerio de Salud Pública de Uruguay.

Una de las razones de esta reaparición es la epidemia de Europa a raíz de personas que están en contra de las vacunas, indico el asesor en enfermedades transmisibles de la OPS en Uruguay, Roberto Savatella.

Sin embargo, una de las voceras de las organizaciones anti vacunas la Activista uruguaya Sabrina Iglesias, simplemente no cree que el sarampión haya vuelto a América. En reemplazo de las vacunas la activista indico que "Es vital que el sistema inmune de la persona esté fuerte, por lo que su alimentación es fundamental, y no solo contra el sarampión, sino muchas enfermedades más; así como también las condiciones de la vivienda: saneamiento, agua corriente y energía eléctrica".

El 29 de marzo el Ministerio de Salud de Buenos Aires confirmó el primer caso autóctono de sarampión después de que Argentina estuviera libre de esa enfermedad durante 18 años: una bebé de ocho meses que no estaba vacunada.

La OPS advierte que la primera medida para frenar el avance del sarampión en América es mantener las coberturas de vacunación elevadas y homogéneas.

Fuente: sputniknews