Un grupo de astrónomos canadienses ha sido capaz de observar un púlsar, un cadáver estelar que gira sobre sí mismo a una enorme velocidad, a 6.500 años luz de la Tierra. Se trata de una de las observaciones de mayor resolución en la historia de la astronomía, comparable a ver una pulga en la superficie de Plutón, según sus autores.

La extraordinaria detección fue posible gracias a la rara geometría y las características de un par de estrellas que orbitan entre sí. Una es una estrella joven y liviana llamada enana marrón, que presenta una «estela» o cola de gas similar a un cometa. La otra es el púlsar, una estrella exótica.

«El gas actúa como una lupa justo en frente del púlsar», explica Robert Main, autor principal del artículo que publica la revista «Nature» y estudiante de doctorado de la Universidad de Toronto. «Básicamente estamos mirando el púlsar a través de una lupa de origen naturalque periódicamente nos permite ver las dos regiones por separado».

Además de ser una observación de una resolución increíblemente alta, el resultado podría ser una pista sobre la naturaleza de unos fenómenos misteriosos conocidos como estallidos rápidos de radio o FRB (Fast Radio Bursts). «Muchas propiedades observadas de las FRB podrían explicarse si están siendo amplificadas por lentes de plasma», dice Main. «Las propiedades de los pulsos amplificados que detectamos en nuestro estudio muestran una notable similitud con las explosiones FRB repetidas, lo que sugiere que estas pueden ser proyectadas por el plasma en su galaxia anfitriona».