Ricardo Inalef

La estrategia del gobierno de piñera, cuyo propósito es “acabar con el problema Mapuche” y avanzar definitivamente con su modelo neoliberal extractivista, se sigue consolidando sin menor contratiempo en todos los ámbitos de la política indígena.

Así se ha podido apreciar en el caso del Machi Celestino Córdova por ejemplo, luego de que el gobierno a través de Gendarmería autorizará la salida al rewe del machi, evidenciando de esta forma su voluntad de diálogo y, al mismo tiempo, destacando con especial énfasis el gesto de “humanidad y paz” de una familia de colonos que implícitamente “aprobaba” -a través de los medios de prensa- la “autorización” para que el prisionero en cuestión hiciera uso de su derecho a visitar su rewe. Por otro lado, y con unas pocas horas de diferencia, el ministro del interior, declaraba en un punto de prensa que “el terrorismo en la Araucanía ha aumentado” por lo que intensificarán la persecución de los responsables de la violencia en la Araucanía.

En otro frente y aunque con mucho menos difusión, como lo es la Consulta a los Pueblos Indígenas en Educación, la estrategia de la derecha se despliega con no menos ferocidad. El equipo del MINEDUC encargado de desarrollar este proceso de Consulta, sistemáticamente ha obstaculizado la participación de organizaciones representativas de los pueblos indígenas; la manipulación de las normas que regulan la Consulta, la articulación de intereses ajenos a las organizaciones indígenas, el retraso en la entrega de información y la selección inducida de los representantes en este proceso se imponen a todo costo, llegando en algunos casos a impedir que organizaciones indígenas que han solicitado participar puedan ejercer su derecho.

Parece ser que la consigna de la derecha en todos los frentes, es derribar o anular todo “obstáculo” que dificulte el expansionismo extractivista en territorios indígenas, léase la protesta social indígena y los instrumentos jurídicos como el Convenio Nº 169 de la OIT (lo que incluye por cierto al proceso de Consulta estipulado en dicho Convenio).

Para consolidar este escenario, la derecha neoliberal ha contado con la aprobación de conspicuos actores de la política de apellido indígena, los cuales prontamente han destacado los “pasos” que ha dado el gobierno en torno al dialogo, siendo su “beneplácito” ampliamente difundido por los medios de comunicación y las redes sociales de la misma manera que la de los colonos usurpadores en el caso del Machi.

Frente a la gran cantidad de hermanos y hermanas, amigos y organizaciones que se movilizan por sus derechos y en defensa de sus territorios, aprovecho de agregar, que una actitud ausente de nuestra parte solo nos terminará por convertir en aliados por omisión del gobierno de piñera; así como no debemos renunciar a la movilización tampoco debemos renunciar a hacer uso de los instrumentos jurídicos que reconocen nuestros derechos.

Ante tal estrategia del gobierno… participación y unidad en todas partes.