Representantes indígenas y funcionarios gubernamentales diseñarán en conjunto un Plan de Acción que promueva los derechos de los pueblos originarios latinoamericanos y caribeños.