Diario El Divisadero/  El recientemente asumido Jefe del Estado Mayor de la IV División de Ejército, Raúl Marante Labbé recibió una "liquidación de asignación por cambio de residencia", para realizar una mudanza dentro de la misma villa militar en Coyhaique.

Coyhaique-. Durante el último mes, el propio Presidente Sebastián Piñera indicó que “la austeridad debe llegar a las Fuerzas Armadas”, luego de una serie de situaciones conocidas por la opinión pública en la que se gastaron recursos millonarios en ceremonias internas de las distintas ramas de las FF.AA.

"Cuando veo que hay gastos innecesarios, me molesto. Y lo digo con respeto, pero con franqueza”, manifestó el mandatario respecto del cambio de mando al interior de la Fuerza Aérea que tuvo un costo de 438 millones de pesos y en la que se utilizaron 72 aviones.

Sin embargo, la política de austeridad queda en duda, luego de que en nuestra región se conociera una situación al interior del Ejército y cuyos antecedentes fueron solicitados por el abogado Cristián Cruz, mediante la Ley de Transparencia.

La situación tiene que ver con el ascenso del Coronel Raúl Marante Labbé a Jefe del Estado Mayor de la IV División de Ejército.

A raíz de esta nueva responsabilidad, el alto oficial realizó un cambio de vivienda, en la misma ciudad y distante solo a algunas cuadras de la casa que ocupaba anteriormente. Por este ítem, la institución castrense le entregó una “Liquidación de asignación por cambio de residencia”, un bono de $4.838.113.

Según afirmó el abogado Cruz, esta situación debe ser abordada y rechazada por la Intendencia de Aysén como representante del Gobierno y de las más altas autoridad del Ejército en la zona.

“Nuevamente una situación que nos habla de que instituciones del Estado tratan a chilenos como personas de primera y segunda categoría, nos hemos enterado de que el ex Comandante del Regimiento de la ciudad de Coyhaique fue ascendido en su cargo, lo que implicó un abandono de su residencia fiscal, para mudarse a otra muy cercana a la misma, a un par de cuadras y por ese solo hecho recibió un extra, no un sueldo, libre de todo impuesto, de más de $4.800.000”. 

Este un hecho que, para el abogado, es de toda gravedad. “¿Qué ciudadano de Aysén recibe 4 millones 800 mil pesos por desplazarse dos cuadras? Así es que, esto es gravísimo, creo yo que en definitiva encubre una situación fraudulenta, un enriquecimiento sin una causa que justifique un sacrificio, un trabajo para esta situación. El Ejército no ha entendido nada, tenemos el milicogate, el caso FAM en Coyhaique y así van apareciendo todos los días distintas aristas y aquellos que dicen que nos van a proteger a una posible amenaza extranjera, resulta que en un solo acto y por dos o tres cuadras, reciben un extra cercano a los 5 millones de pesos, más un sueldo y todos los otros derechos que tienen”, cuestionó.

Cristián Cruz enfatizó en que “la Intendencia, las autoridades militares, deben tomar cartas en el asunto. Esperando también que no exista un castigo a este abogado, siendo la justicia militar la que investiga y que no vayamos a tener una consecuencia negativa en las causas que investiga la justicia militar, porque estoy criticando a un alto mando de la zona. Pero en realidad es gravísimo lo que ha ocurrido”.