La empresa Nibsa que llevaba 73 años en funcionamiento, se vio obligada a cerrar su planta productiva y se convirtió sólo en una empresa comercializadora de productos importados, dejando a 130 personas sin su fuente laboral.

La compañía, fundada en 1945, producía llaves, conexiones, válvulas, más otros productos. La empresa contempla cerrar a partir del 31 de agosto.

Así, Nibsa se suma a los recientes cierres que han remecido al empleo nacional, como Maersk en San Antonio, CIAL en Temuco, Pastas Suazo en Curicó e Iansa en Linares.