Chile insiste en que el Grupo de Lima debe recurrir a estrategias de otro ‘nivel’ para castigar al Gobierno del presidente venezolano, Nicolás Maduro, y, como inicio, planea la posibilidad de dejar el país caribeño sin representación diplomática en el bloque para mandar una clara señal a Caracas.

El canciller de Chile, Roberto Ampuero, ha señalado este sábado en Estados Unidos que dicha eventualidad podría ser una “clara” señal a Caracas de cara a las elecciones presidenciales programadas para el 20 de mayo, en las que Maduro opta a la reelección.

Asimismo, ha llamado al Grupo de Lima, integrado por Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Guyana, Honduras, México, Panamá, Paraguay,  Santa Lucía y Perú, a decidir en su reunión del lunes en la Ciudad de México medidas más eficaces contra Caracas, sin que afecten más al pueblo venezolano.

“Si va a haber una declaración del Grupo de Lima (...) no puede ser una declaración más, con la cual el presidente Nicolás Maduro simplemente empapela su despacho. Tiene que ser una declaración de una nueva calidad, de un nuevo nivel, que implique elementos que se están viendo y se están discutiendo con otros cancilleres. Y al mismo tiempo esto debe ir acompañado de medidas que tengan un impacto concreto”, ha enfatizado.

Uno de los remedios que plantea el canciller chileno es ejercer un mayor control sobre las visas de ingreso de ciertas autoridades chavistas, además de las restricciones financieras impuestas por Estados Unidos y la Unión Europea (UE).

Tras una reunión que se celebró en febrero en Lima, el grupo de países americanos, en apoyo a la oposición venezolana, respaldó el anuncio del Gobierno peruano de declarar como “no bienvenida” la presencia en la próxima Cumbre de las Américas del mandatario venezolano, Nicolás Maduro. Pretendían ratificar así su rechazo a la celebración de elecciones presidenciales anticipadas en Venezuela, convocadas después del fracaso de una negociación entre su Gobierno y la oposición para acordar las condiciones del proceso electoral.

El Gobierno venezolano, a su vez, afirma que el “Cártel de Lima” se trata de un grupo minoritario de países y que estos carecen de competencia legal o moral para pretender modelar el futuro del pueblo venezolano.

Fuente: Hispantv